Últimas Noticias
Home / Tiempo Ordinario / LA TRANSFIGURACION DEL SEÑOR

LA TRANSFIGURACION DEL SEÑOR

Marcos 9, 2-10

Este hecho de la Vida Pública del Señor tiene un significado especial, dentro de todo lo que Él hizo en sus tres años de predicación. Es un hecho singular, que se sale de su conducta habitual, porque es el único hecho “glorioso” dentro del comportamiento ordinario de Jesús de pasar desapercibido, de vivir humildemente. Pero, aunque es un hecho singular, no está desconectado de su mensaje, sino quiere darle un sentido especial a su mensaje de la cruz, de la entrega, de la humildad.

El hecho tiene unas características especiales y muy señaladas, y en ellas habrá que buscar el sentido que tiene este hecho singular. En primer lugar ocurre en el comienzo de su último viaje a Jerusalén (un viaje sin retorno); ocurre cuando Jesús ya sabe que se avecina la Cruz y la Muerte. Y su conversación con Moisés y Elías trata precisamente de esto, de su Pasión y su entrega (este tema está más señalado aún en la narración que San Lucas hace de la Transfiguración) y de hecho con sus tres apóstoles escogidos habla de lo mismo; dice el Evangelio que no deben hablar de esto hasta que resucite de entre los muertos.

Otros detalles no menos importantes, para darle el significado que este hecho debe tener en su mensaje, es el que aparezca junto a los dos personajes más importantes del Antiguo Testamento: Moisés y Elías; en ellos se resume toda la Biblia del Antiguo Testamento; son La Ley y los Profetas. Y Jesucristo está en medio de ellos, como la persona principal, como el que da valor y sentido a todo el Antiguo Testamento.

Además sólo se manifiesta a los tres apóstoles a quienes escoge en momentos muy especiales: Pedro, Santiago y Juan. Y a ellos se les comunica un mensaje particular del Padre: “Este es mi Hijo amado. Escuchadlo”. Mensaje tan similar al que se oye en el Bautismo de Jesús, que es otro momento especialmente importante de su comienzo apostólico. Los tres apóstoles que verán a Jesús desfigurado en la oración del Huerto, lo ven ahora transfigurado y resplandeciente y tanto que no sabe el Evangelista San Marcos cómo ponderar tanta blancura.

Con todo esto se nos está hablando de que en toda la predicación de Jesús hay un misterio escondido, que en su conducta hay que ver más allá de lo que nuestros ojos perciben. Que en la Pasión hay más que sangre y muerte. Que todo su mensaje es luz, pero que no lo sabemos entender, hasta que El resucite y nos haga resucitar.

Hay que “despertar” para entender el mensaje, para ver lo esencial de sus acciones, para descubrir al Hijo amado de Dios, para saber comprender la Ley y los Profetas; que sin Jesús todo ese Antiguo Testamento no se entiende. Se nos está hablando de que Él es todo el mensaje que el Padre quiere darnos, por eso nos dice: escúchenlo. Se nos está hablando que todo lo que dijo e hizo, sólo se entiende cuando El resucite de entre los muertos, porque entonces todo se llenará de luz y de blancura.

Y todo su Evangelio de la pobreza, del último lugar, de la abnegación, de la Cruz, todo ese mensaje es una luz maravillosa, que por ahora está escondida a nuestra vista, que no tiene alcance más que para lo inmediato y lo material; pero detrás de eso está la Vida, la Verdad y el Amor; que esa es la blancura de la verdadera felicidad. La Transfiguración es la confirmación de las Bienaventuranzas.

La Transfiguración (1517-1520). Rafael Sanzio. Museos Vaticanos.

Check Also

DOMINGO XXV del Tiempo Ordinario

Mateo 20, 1-16 El Evangelio de San Mateo nos narra la parábola de los distintos ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno × 5 =