Home / Tiempo Ordinario / V Domingo del Tiempo Ordinario – Acción y oración de Jesús

V Domingo del Tiempo Ordinario – Acción y oración de Jesús

Mc 1, 29-39

Tenemos aquí un milagro pequeñito, quizá el más insignificante del evangelio, que hasta puede pasar inadvertido. Pero en su sencillez tiene una gran riqueza de contenido. Quizá por esto Marcos lo pone como el primero, ya que sirve de guía para interpretar los que siguen.

Es la primera victoria de Jesús sobre el espíritu del mal que daña al ser humano. La suegra de Pedro estaba en cama con fiebre. Jesús la tomó de la mano, la fiebre se le pasó y de inmediato se puso a “servir”. El ponerse a servir es el signo de la curación. Y no se trata aquí simplemente del servicio casero, atribuido al ama de casa. Se trata de la actitud característica que han de tener los verdaderos discípulos. Jesús libera a la persona para que pueda moverse en la vida con el mismo espíritu que le hace decir a Él: “El que quiera ser importante entre ustedes sea su servidor… Pues tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido sino a servir” (10,43.45).

Así, esta mujer es puesta al comienzo del evangelio de Marcos como modelo de discípula que encarna y testimonia el espíritu del Señor. Por eso conviene vincularla con la otra mujer que aparece al final de la vida pública de Jesús, la viuda pobre que, con sus moneditas depositadas en la alcancía del templo, dará no de lo superfluo sino “todo lo que tenía para vivir” (12,44), convirtiéndose en modelo de generosidad cristiana.

Dice el texto que al caer la tarde le llevaron a Jesús todos los enfermos y que la población se agolpaba a las puertas de la casa. Es una imagen viva de la credibilidad que la Iglesia ha de procurar demostrar, la credibilidad que brota de su apasionado amor a los necesitados y que la hace un espacio visible de la misericordia.

La segunda parte del evangelio de hoy nos habla de la oración de Jesús: De madrugada, antes del amanecer, se levantó Jesús, fue a un lugar solitario y allí comenzó a orar. En la oración, Jesús se relaciona con su Padre del cielo como el centro más íntimo de su vida. Él sentía continuamente la presencia de su Padre y todo lo que hacía era para darle gloria, pero aun así sabía reservar momentos especiales para estar a solas con su Abbá, con su Padre querido, y recibir aliento para continuar su obra (v. 35).

Lo resume bien esta frase de Lucas (5,15): “Su fama se extendía cada vez más y una gran multitud afluía para oírle y ser curados de sus enfermedades. Pero él se retiraba a los lugares solitarios”.

Es lo que vemos en el texto de hoy: Jesús se ha pasado el día anterior haciendo el bien a la gente. Ahora su corazón necesita el contacto entrañable con el Padre. Los discípulos salen a su encuentro y le dicen: Todo el mundo te busca. La gente, que ha visto sus prodigios, quiere que los siga realizando (1,34).

Pero Jesús ha estado en oración y ha decidido hacer la voluntad de su Padre, que le lleva a una decisión distinta de la que los discípulos y la gente esperaban de Él: se puso de inmediato arecorrer toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando demonios (v. 39). 

Como su Maestro, el cristiano ha de anunciar la Palabra de Dios confirmándola con sus obras en favor de sus hermanos. Pero sabe también que necesita la fuerza de lo alto para perseverar. Por eso, en su oración, busca la orientación de la Palabra, y lo  deja todo en las manos de Dios, que es en definitiva quien inspira, sostiene y lleva a buen término toda obra buena.

P. Carlos Cardó, SJ

La curación de la suegra de Pedro (1839). John Bridges. Óleo sobre lienzo. Birmingham Museum of Art.

Check Also

DOMINGO XXXIII del Tiempo Ordinario

Mt. 25, 14-30 Jesucristo con esta parábola, narrada por San Mateo, quiere avisarnos también de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


seis + = 10